lunes, 29 de agosto de 2016

RESILIENCIA

Resultado de imagen de resiliencia
RESILIENCIA

Esta palabra ha sido tomada de la física para definir la energía de deformación por unidad de volumen que puede ser recuperada de un cuerpo deformado cuando cesa el esfuerzo que causa la deformación. En el campo psicológico es la capacidad de recuperación de una persona después de adversidades, conflictos, etc.

Es curioso observar cómo determinadas personas en lugar de sufrir un deterioro después de un suceso traumático, no solo no se derrumban, sino que, además, salen fortalecidas de la experiencia vivida. En palabras del filósofo Friederich Nietzsche: “Lo que no me mata me hace más fuerte”.

Como manifiesta la psicología cognitiva, a la hora de evaluar los acontecimientos que vivimos, podemos manifestar dos tipos de pensamiento: a) racional e b) irracional. a) Un pensamiento racional es un pensamiento que se ajusta más a la realidad de lo acontecido. Produce emociones adecuadas y moderadas, permitiéndonos actuar de forma más eficaz y organizada ante la situación. Mientras que b) Un pensamiento irracional está alejado de la realidad, suele tender a ser absolutista, indemostrable, y produce emociones “negativas” como la culpabilidad, ira, frustración, impotencia, etc. Observe que he puesto “negativas” entre comillas porque realmente no podemos decir que estas emociones sean en sí mismas “negativas”, simplemente son señales que nos avisan de que el procesamiento que estamos haciendo de la situación es inadecuado o no se ajusta a la realidad y hay que modificarlo. En síntesis, podemos decir que, cuando nuestro pensamiento es realista, exacto y flexible, tenemos un pensamiento resiliente.

Hay una creencia muy generalizada de que cuantos más problemas tienen una persona, más desdichada es. Pero siendo buenos observadores, nos damos cuenta de que hay seres que tienen muchos problemas y graves, más no se derrumban fácilmente, mientras que hay otros seres que tienen pocos problemas y sin gravedad, más se sienten desdichados y se desmoronan con facilidad.

Hay que recordar que ha sido gracias a los problemas el que tengamos un cerebro nuevo y desarrollado. En nuestro devenir evolutivo fuimos viviendo situaciones difíciles e íbamos desarrollando estrategias de afrontamiento para salir airosos de todas ellas. De ahí surgió ese cerebro nuevo, creativo. Por lo tanto, más que quejarnos de los problemas o las dificultades, deberíamos dar gracias por ellas.

De hecho de los tres ingredientes principales con los que podemos definir a una persona resiliente, uno es el de:
1) Inquebrantable capacidad de mejora.  Es imposible el desarrollo personal sin esta actitud de perseverancia, de búsqueda de la mejora y de afinación en nuestros recursos. La vida en esta tierra no es sino un camino de aprendizaje temporal. Quien dice que ya ha aprendido todo en esta vida, ha tirado la toalla, se ha dado por vencido. Sabemos perfectamente que aquellos individuos que se sienten atraídos, como el niño, por la curiosidad, por el aprendizaje, por la mejora personal, se mantiene siempre en mejores condiciones, son más saludables psicológicamente y, por ende, físicamente. Este aspecto también requiere de un uso de nuestro cerebro derecho, el que nos aporta creatividad, intuición. El mundo actual nos incita mucho al uso del cerebro izquierdo, el del lenguaje y la lógica, en detrimento del cerebro derecho.
Los otros dos son:
2)    Aceptan la realidad tal como es. Aceptar no es lo mismo que resignarse. Aceptar es saber que a pesar de que la vida a veces se nos presenta de forma adversa, ello no quiere decir que por ello ya vamos a ser desgraciados. Una falta de aceptación de la realidad tiene que ver con crearnos necesidades inadecuadas o falsas expectativas de forma exigente. La vida, a pesar de no ser como quisiéramos que fuese, nos da más de los que creemos la mayoría de las veces. De hecho, quienes hacen un buen ejercicio cotidiano de gratitud por lo que son y por lo que tienen, viven la vida con más intensidad y ésta les devuelve esa gratitud.
3)    Creen en el sentido de la vida. Cuando no damos sentido a nuestras vidas, la vida no tiene sentido. Viktor Frankl en su libro “El hombre en busca de sentido” (la historia en un campo de concentración) nos habla de una forma muy clara de la importancia de este ingrediente. Es curioso cómo los sujetos que llevaban una cierta vida espiritual, eran capaces de sobrellevar mejor el sufrimiento. Este dato ya lo habían aportado otras investigaciones. También, los sujetos en los campos de concentración que se centraban en el presente y usaban el humor como medio de escapar de su desdicha diaria, sobrellevaban mejor la situación. El propio Viktor Frankl dio sentido a su subsistencia allí tomando nota y estudiando todo lo que acontecía. Caían víctimas de las influencias degenerantes del campo todos aquellos que carecían de un buen sostén moral y espiritual, nuestra fuerza interior..

Espero haya sido de tu agrado esta lectura y empieces a trabajar en tu capacidad resiliente. Sé como el bambú que ante los temporales se dobla y adapta al furioso viento, sin doblegarse, flexibilizándose, adaptándose al vendaval y volviendo a la posición inicial cuando cesa la tempestad. Si eres rígido mentalmente, te romperás. 

Recuerda que la tempestad dura solo un tiempo.

Un abrazo.

Juan Fernández Quesada



miércoles, 17 de agosto de 2016

SOBRE EL PERDÓN

Resultado de imagen de el perdón
El perdón es para el que perdona. No es aprobar ni justificar lo que ha hecho el otro. Te permite recuperar tu vida, ganar en libertad, ser más sabio y compasivo, no ser llevado por tus emociones negativas, liderar tu propia vida emocional. Para ello puedes hacer lo siguiente:
1.   RECUERDA LA HISTORIA DE LO ACONTECIDO, las sensaciones que tuviste. Identifica  qué sensaciones y emociones tuviste, y que te hacen y han hecho daño, y compártelo con alguien de confianza, e incluso escríbelo.
2.    Recuerda que TU DOLOR ES PASADO. Lo que te duele ahora es de lo que sucedió, luego sólo está en tu memoria. El perdón te ayuda a respirar de nuevo en paz. Cuando las emociones negativas te embargan debes salir de un estado estático corporal, sal a caminar ligero, haz una respiración lenta y abdominal, medita, haz una tarea creativa, realiza una afición que tengas o búscala, baila con intensidad.
3.    La mejor venganza es DISFRUTAR DE LA VIDA. No des al otro el gusto  de que te vea que te sientes un desgraciado. Goza de la belleza, de la música, del arte, de la naturaleza, disfruta de las personas enriquecedoras, ayuda a los demás, verás tu riqueza dándote. Difunde lo más bello de ti, el amor, la alegría, la bondad.
4.    La vida terrenal no es justa, deja de pensar que debería serlo, lo que no te impide luchar por la justicia. Tu tarea en este mundo no es ser juez buscando equilibrar la balanza con el castigo. SÓLO EL AMOR DA EQUILIBRIO. Sé agradecido todos los días de todo y por todo, hasta por lo aprendido de la adversidad.
5.    DEJA DE SER VÍCTIMA, eso te quita la fortaleza que tienes, te mina. Busca los beneficios del dolor y la experiencia sufrida, porque te han convertido en un ser más consciente de lo que puedes sobrellevar. Mírate como un vencedor. Estáte pendiente del presente y de tus objetivos.
6.    Sé paciente y atento. PERDONAR ES UN PROCESO Y UNA DECISIÓN CON CONVENCIMIENTO. Así serás bueno y amoroso contigo mismo. Corrige siempre tu pensamiento para no sumirte en el dolor, que debilita. El perdón demuestra tu belleza de espíritu.
7.    SÓLO EN LA INTEGRACIÓN DEL SER ESTÁ LA VERDAD. Cuando creas estar en posesión de la verdad, es que estás en posición de separación, no de integración. Esa creencia en tu superioridad te hace ver de forma desintegrada al Hijo de Dios. Sólo en la igualdad entre los hermanos se puede dar un proceso de integración. Uno tiene entonces que preguntarse: ¿Qué he hecho o he dejado de hacer para que mi hermano, que es parte de mí, me haya ofendido? ¿Qué ha sucedido en el proceso evolutivo  de estos seres, desde su nacimiento, cuando eran todo dulzura, amor, inocencia, para que se hayan convertido en seres con conductas y actitudes de odio, rencor, resentimiento, miedo y aversión? Es desde tu posición de adulto, contaminado por los programas irracionales, te puedes ver abocado a eso que en psicopatología denominamos “trastorno disociativo de identidad” antes llamada “doble personalidad o personalidad múltiple”, aspecto al que desde Un Curso de Milagros (UCDM) define que hemos llegado todos al no identificarnos con el Hijo que Dios creó e identificarnos con el Ego. Esto lo expresó muy bien Robert Louis Stevenson en 1886 en su obra Dr. Jekill y Mr. Hyde, el primero bueno y el segundo malo, horroroso y criminal; y, en la lucha interna continua entre esos dos seres que habitaban en uno. Nuestro proceso curativo sólo puede darse desde la integración, aceptando esas acciones dañinas que todos en algún momento de nuestra vida realizamos como parte nuestra, pero no para sentirnos culpables y castigarnos, sino para redimirnos, cambiar, perdonarnos  y crecer, construyendo. Mira el ejercicio 158 de UCDM, la visión de Cristo. Y desde aquí comparto con el autor Joan Sánchez-Fortún el ingrediente:
8.    LA COMPRENSIÓN como parte fundamental de este proceso de perdón. La comprensión de nuestra disociación, de separación, la de todos. Esa comprensión es la que nos llevará a ACEPTAR AL OTRO EN NOSOTROS, a la igualdad, pues el otro no es ajeno a mí, soy yo mismo que busco integrarme para liberarme.

Muchos creemos que si no hubiese aparecido ese otro ofendiéndonos en nuestras vidas, hubiésemos sido felices. Ellos son la causa de nuestra desdicha. ¿Tienes certeza de que eso es así? ¿Es el otro el único responsable de tu desdicha? ¿Tú no tienes ninguna responsabilidad en lo acontecido?

Espero te sean de ayuda estas reflexiones.

Que la paz que Dios te dio al crearte aflore de nuevo en ti.

Un abrazo.


Juan Fernández Quesada


CÓMO ASOCIARSE

Como habrás visto, la Asociación es una asociación sin ánimo de lucro. Hemos establecido una cuota mínima de 3 euros mensuales que nos sirve para los pequeños gastos que tenemos de fotocopias, repuesto de material en las conferencias que impartimos, como las lámparas del proyector, averías de los aparatos informáticos, cartuchos, carnets de asociados, impuestos y tasas por el asociacionismo, etc.

Sólo los asociados reciben información documental de las charlas y conferencias que impartimos, así como de los trabajos que realizamos, por ejemplo ejercicios sobre Un Curso de Milagros (UCDM) y descuentos en tratamientos de determinados profesionales que iremos incluyendo en la página, de acupuntura, refexología, biomagnetismo, flores de Bach, reiki, etc, así como de comercios, corredurías de seguros, agencias de viajes, etc. 

Si deseas asociarte solo tienes que ponerte en comunicación con nosotros a través de la página y te iremos diciendo cómo realizar todo el procedimiento.

Un cordial saludo.

El Presidente:

Juan Fernández Quesada.